Aprende a enfrentar el mal desempeño en el trabajo

Aprende a enfrentar el mal desempeño en el trabajo
  • Si notas que baja el ánimo y la producción, es posible que exista un punto importante que no estás tratando con tus empleados
  • La vida de un trabajador se divide en dos: sus labores y su vida personal.
  • Lo primero es lo primero: ¿qué está ocasionando una baja en el desempeño?
  • Es muy importante motivar a los empleados y reconocer el trabajo bien hecho.

Si notas que la productividad de tu empresa ha bajado, seguro algún punto del proceso se encuentra mal. Este punto puede ser un integrante de tu personal, quien se siente especialmente apático o decaído, ha descuidado sus tareas y dejado de lado lo que antes hacía con mucho entusiasmo. Caer en la rutina puede conducir a este tipo de comportamientos, que nos orillan al presentismo laboral, es decir, cuando un empleado asiste al trabajo, más no realiza de forma adecuada sus tareas. Esto puede darse tanto de forma consciente como inconsciente y aunque puede tratarse de un problema persona, también tiene que ver con el ambiente laboral que se vive. Para mejorar el desempeño se debe entender el problema y aquí te damos algunas claves para que lo logres.

Si el ánimo general está bajo, es hasta cierto grado normal, dadas las circunstancias que vivimos en el mundo actualmente. La pandemia de COVID-19 trajo problemas de salud, tanto físicos como mentales, y con ello preocupaciones, estrés y nuevas formas de trabajo a las que a algunos les costó más trabajo adaptarse. Si se está en “home office”, pero se tiene que cuidar de niños pequeños al mismo tiempo, ese es otro factor a considerar. Algunas empresas, incluso, al desconocer sobre otros modelos de trabajo, aumentaron la carga laboral y se metieron en las vidas personales fuera de horario. A esto sumémosle posibles familiares enfermos por el nuevo coronavirus y la incertidumbre del futuro. El cóctel para el desastre está listo, pero para que el desempeño no baje, aplica estos remedios.

Encuentra el origen

Lo primero es lo primero: ¿qué está ocasionando una baja en el desempeño? ¿Cuál es el origen? ¿Se trata de algo general o particular? ¿Viene de la empresa o de los trabajadores? Lo primero es que sepas dónde está la falla para luego poder atenderla.

Comunícate

Luego de identificar el punto, lo siguiente es comunicarte. Si se trata de un problema con un empleado en particular, habla con él, trata de entender sus inquietudes y problemas. Si es un asunto más grande, analiza la situación y no olvides mantener la comunicación abierta con todos sobre lo que ocurre.

Aprende a retroalimentar

La retroalimentación es muy importante, pero no es tan sencillo. Es muy importante motivar a los empleados y reconocer el trabajo bien hecho, no solamente hablar de cuestiones negativas. Ayuda a que sus fortalezas crezcan y hazlo sentir más confiado.

Mejorar el clima

Al ambiente laboral puede llegar a ser mucho más importante que un alto sueldo. No es ninguna exageración que entre mejor nos sintamos en un trabajo, más tiempo nos quedaremos ahí. Trata de hacer otro tipo de actividades sociales, apoya la capacitación y siempre sé empático.

Un balance flexible

La vida de un trabajador se divide en dos: sus labores y su vida personal. Gracias a modelos más flexibles de trabajo, puedes darle oportunidad que no descuide a su familia y amigos, para que su ánimo esté mucho más alto cuando vuelva a atender sus responsabilidades.

FUENTE

Deja un comentario

Comentario (Requerido)

Puedes usar estos tags HTML

Nombre (Requerido)
Email (Requerido)