Fundamentos del Clima organizacional

Fundamentos del Clima organizacional

El clima organizacional o clima laboral es el ambiente en que la empresa realiza sus actividades.

Al hablar de ambiente nos referimos a el ámbito en el lugar de trabajo que es consecuencia de las emociones de las personas que allí trabajan que tienen mucho que ver con su motivación en el puesto de trabajo de cada cual.

Está compuesto por las circunstancias físicas del lugar de trabajo y, también, por las emocionales y mentales.

Si lo estudiamos a nivel individual de cada persona que trabaja allí hablaríamos de clima psicológico que consiste en percepciones y sentimientos de la persona afectada; si el clima psicológico de los diversos trabajadores de un centro de trabajo es compartido entre ellos y existe acuerdo en cómo perciben las situaciones esto genera cómo va a ser el clima organizacional.

Estas relaciones interpersonales hacen que el clima organizacional no sea algo estático sino que va cambiando constantemente a lo largo del tiempo.

Si nos ocupamos de este tema es porque, como veremos, tiene una influencia importantísima en la empresa, en su rendimiento y productividad, ya que un buen clima en el entorno de trabajo, el que los trabajadores estén a gusto y bien motivados con las tareas que deben llevar a cabo, es muy importante para la buena marcha de la empresa.

Componentes del clima organizacional
Podemos señalar aspectos concretos que son, al mismo tiempo, causas y, en muchos casos, efectos del clima organizacional de una empresa, serían:

  • Ambiente físico donde se trabaja, los espacios de que se dispone, las instalaciones (tanto de trabajo como auxiliares), los instrumentos para el trabajo, temperatura, etc.
  • Estructura de la empresa su tamaño, estructura, cómo se ejerce la dirección a todos sus niveles, etc.
  • Componente importante es el ejercicio del liderazgo por los responsables de la empresa: no será lo mismo un sistema autoritario en el que los trabajadores de base o, incluso, los mandos intermedios no tengan ningún tipo de participación en las decisiones de la empresa que una situación más abierta en la que, manteniendo la autoridad de la dirección, se permita a los trabajadores participar en la empresa.
  • Relaciones personales que abarcarían los posibles conflictos entre personas, personas que se llevan mejor o peor, el compañerismo, comportamientos de unos con otros y, también, entre compartimentos diferentes, etc. También influirá aquí las relaciones entre los trabajadores y sus jefes, tanto los mandos intermedios como la alta dirección. El estilo y formas que utilice la dirección de la empresa en este campo es muy importante para conseguir un buen ambiente.
  • Características personales de los trabajadores y su actitud, sus capacidades, motivación como parte de la empresa, expectativas, la forma de pensar y sentir de cada uno, comportamientos en el trabajo, permanencia en la empresa, respeto a las órdenes y normas, propuestas de mejoras o innovaciones, etc.
  • Comportamiento organizacional que incluye el ambiente de trabajo, tensión entre las personas, productividad, absentismos, organización del trabajo, etc. En este último punto inciden las políticas salariales de la empresa, la comunicación entre los distintos intervinientes (más o menos fluida), las condiciones generales de trabajo, la imagen exterior de la empresa y otros factores que no estén directamente relacionados con el puesto de trabajo.

Por qué es importante tener un buen clima organizacional
El que los trabajadores estén a gusto en sus puestos de trabajo porque tengamos un ambiente agradable tiene unos beneficios muy importantes para la empresa que aumentará su productividad y beneficios con ello.

En primer lugar, se conseguirá un mayor rendimiento laboral de los trabajadores individualmente y, también, se facilita el trabajo en equipo en los casos que es recomendable, que son muchos.

Los trabajadores van a sentir que pertenecen a la empresa, que es su empresa, lo que les va a trabajar más satisfechos e integrados, colaborando y aportando ideas y, además, evitando que personas con talento abandonen la empresa.

Este buen entorno laboral, además, mejora la imagen exterior de la empresa y le hace estar mejor preparada para enfrentarse a los cambios, a la competencia y a los distintos retos que deba superar.

Si, por el contrario, no conseguimos tener un buen clima organizacional y permitimos que el entorno en que trabajan las personas en nuestra empresa no sea el adecuado va a afectar a la productividad de la empresa, con trabajadores menos motivados y menos implicados con la empresa y con sus compañeros y una subida de las faltas de asistencia al trabajo. Todo ello, además, dará una imagen negativa de la empresa cara al exterior.

Evaluar el clima organizacional
Estamos hablando de algo que viene de sensaciones y sentimientos de los trabajadores de la empresa lo que hace que su medición sea un poco más difícil.

La evaluación del clima organizacional puede llevarla a cabo la dirección de la empresa (normalmente a través de su departamento de recursos humanos) o contratar una asesoría externa para que lo haga. La medición es fácil; lo más complicado, aunque posible, es adoptar medidas para mejorarlo o cambiarlo.

Hoy en día se pueden conseguir mediciones muy válidas del clima organizacional gracias a los progresos en el tratamiento de la información, los programas informáticos de tratamiento de datos.

El estudio se realizará tomando en consideración seis áreas: el entorno del equipo de trabajo, el liderazgo, las tareas de cada cual, las normas y la comunicación.

Un análisis de cómo se está desarrollando cada uno de esos aspectos que acabamos de enumerar añadido a conversaciones o encuestas entre el personal de la empresa nos dará este tipo de información.

FUENTE

Deja un comentario

Comentario (Requerido)

Puedes usar estos tags HTML

Nombre (Requerido)
Email (Requerido)