¿Puede el clima laboral estar influido por las emociones del jefe?

¿Puede el clima laboral estar influido por las emociones del jefe?

El clima laboral es una de las preocupaciones de muchas organizaciones porque repercute en la satisfacción y motivación de los empleados, y ésta en los resultados empresariales. En ocasiones, un mal jefe, malas relaciones con nuestros compañeros o falta de comunicación pueden influir en cómo nos sentimos en nuestro entorno laboral y podemos perder empleados valiosos para la empresa.

La motivación tiene que trabajarse y no sólo se logra de forma intrinseca por la persona sino que otros factores externos pueden influenciar y afectar a nuestra satisfacción y motivación. Una de las principales preocupaciones de los profesionales de recursos humanos es, una vez que hemos atraido al talento, retenerle. La desvinculación o rotación puede ser buena en cierta medida pero cuando alcanza cifras elevadas, puede suponer un problema en todo organización.

Daniel Goleman, reputado psicólogo americano experto en liderazgo, y muy reconocido por su investigación sobre inteligencia emocional, y que tras la publicación de su libro en 1995 “Inteligencia emocional” se ha convertido en una figura clave en relación a este tema.

Según Goleman, el éxito profesional no depende tanto de nuestras capacidades y cualidades sino de la denominada inteligencia emocional, es decir, la capacidad para controlar nuestras emociones y la influencia que tengamos en equipos de trabajo.

Así, algo de gran relevancia es que podamos controlar nuestras emociones, y no vernos influidos por las mismas. Y esto cobra mayor importancia cuando hablamos de liderazgo. Un líder que gestiona su equipo, ve reflejadas sus emociones en dicho equipo de colaboradores. Esto puede afectar a diferentes aspectos del entorno empresarial y las emociones del grupo, así como el estado de ánimo pueden verse reflejados en la productividad.

Si todo líder es un ejemplo para sus colaboradores, éste debe cuidar no sólo sus actos y comportamientos sino también sus emociones, para que impacten de forma positiva en los resultados del grupo. El líder debe ser capaz de preveer situaciones y estados de ánimo de sus equipos generados por decisiones posibles a tomar en la organización, de forma que pueda adelantarse a estos compartamiento, explicar cambios o situaciones dadas y expresar optimismo, especialmente en situaciones desfavorables como las que vivimos actualmente de crisis.

Algunos consejos que da Goleman sobre el comportamiento del líder son:

Sinceridad, hablar y dirigirse a sus equipos con transparencia y sinceridad.
Explicar actitudes o acciones que afecten al grupo, debe dedicar tiempo para comunicar cambios o acciones para ayudar a la gestión del cambio.
Escuchar a sus empleados, y modificar sus comportamientos, incluso aquellos que no reconoce, tras el feedback recibido de sus colaboradores.
Aquellos líderes que tienen una visión más a largo plazo y que demuestran una preocupación real por desarrollar a sus colaboradores tienen un impacto positivo mayor en la satisfacción, motivación y clima laboral en la organización.

FUENTE

Deja un comentario

Comentario (Requerido)

Puedes usar estos tags HTML

Nombre (Requerido)
Email (Requerido)